Música

SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA GUITARRA DE JAZZ (PARTE II)

0 Comentarios 03 abril 2011

Por: José A. Vélez

(Para leer la primera parte de este escrito presione aquí)

La siguiente revolución tuvo lugar con la aparición de la guitarra eléctrica, la cual fue utilizada magistralmente por el afro-norteamericano Charlie Christian, para establecerla definitivamente como un instrumento solista, al mismo nivel de instrumentos como el saxofón o la trompeta. Al fin la guitarra lograba escucharse claramente, lo que le permitió destronar definitivamente al banjo y ser integrada como solista en las bandas grandes. Christian no fué realmente el primero en utilizar la guitarra eléctrica pero sí en dominarla de manera innovadora e impactante. Además de destacarse dentro del movimiento del “swing”, fue uno de los pioneros del “bebop” junto al saxofonista Charlie Parker y el trompetista Dizzy Gillespie. Sus frases musicales estaban más cercanas a las de los intrumentos de viento que a los de cuerdas.

Para mediados de los años 40, la norteamericana Mary Osborne surge como la primera mujer en lograr reconocimiento amplio como guitarrista de jazz. En esta década también se destacan Bill DeArango, Billy Bauer, Mundell Lowe, Les Paul, Barney Kessel, Barry Galbraith, Chuck Wayne, Arv Garrison, John Collins, Oscar Moore, George Barnes y Buckey Pizzarelli. Este último es otro gran maestro de la guitarra de 7 cuerdas.

Mary Osborne interpretando la guitarra

httpv://www.youtube.com/watch?v=rhnScYuZZCI

Durante la década del 1950 surge una gran cosecha de excelentes guitarristas como Kenny Burrell, Sal Salvador, Herb Ellis, Dick Garcia, Jimmy Raney, Ray Crawford, Jimmy Wyble, Jim Hall, John Pisano, el canadiense Ed Bickert y el virtuoso Johnny Smith. Sin embargo muchos de ellos ya se habían iniciado en la música en la década anterior. Les Paul se destacaría igualmente como inventor de nuevas técnicas de grabación y en la construcción de la guitarra de cuerpo sólido. Muchos de los críticos consideran a Tal Farlow como el mayor talento de la década. Poseía una velocidad impresionante, desarrolló la difícil técnica del uso de los falsos armónicos y la capacidad de imitar la batería y el bongó, ahogando el sonido de las cuerdas.

Entre los guitarristas destacados de la década del 1960 hay que mencionar a Grant Green, Ed Bickert, Howard Roberts, Hank Garland, Joe Pass, Joe Diorio y al gitano húngaro Elek Basick, primo de Django. El belga Jean “Toots” Thieleman es ampliamente reconocido como la figura cimera de la armónica cromática. Sin embargo comenzó su carrera como guitarrista. Desarrolló una técnica muy efectiva de duplicar silbando al unínoso las notas que ejecuta con su guitarra.

Dentro del movimiento del bossa-nova jazz, se destacan Charlie Byrd y los brasileños Laurindo Almeida y Bola Sete.

El húngaro Gabor Szabo aportó elementos musicales de la Europa Oriental y la India, en síntesis con el jazz latino. Hungría aportaría otro gran guitarrista en la persona de Attila Zoller. Este último se destaca dentro de la corriente ortodoxa. Szabo se destacaría por un estilo mas bien ecléctico y muy particular, que eventualmente desemboca en un énfasis mayor en el funk, rock, el pop y la música latina. El indo-portugués Amancio D’Silva realizaría una fusión del jazz con la música de la India pero desde la escena del jazz en Inglaterra, donde residía.

La figura máxima de la década, quien también es considerado por la mayor parte de los críticos como el mejor guitarrista de jazz de todas las épocas, lo es el afro-norteamericano Wes Montgomery. Lo tenía todo: un absoluto dominio técnico del instrumento, gran sensibilidad y sentimiento musical y una insuperable capacidad para el swing. En lugar del plectro, usaba principalmente su pulgar para rasgar las cuerdas. Sus líneas musicales eran ejecutadas en octavas y doble octavas, tocando dos o más cuerdas al unísono, añadiendo el dedo índice al pulgar. A pesar de su fantástico talento era una persona muy modesta. Fue el primer guitarrista de jazz que logró suficiente fama para poder penetrar en masa el mercado de la música pop.

Wes Montgomery interpretando “West Coast Blues”

httpv://www.youtube.com/watch?v=GEayXTdRsEc&feature=related

Los dos herederos de la escuela de Wes Montgomery, lo son el prodigioso guitarrista norteamericano de ascendencia árabe e italiana, Pat Martino y el afro-norteamericano George Benson, el guitarrista de jazz más popular de todos los tiempos. Martino es prodigioso en poder expresar largas frases con gran lógica musical, a pesar de estar separadas con pocas pausas. Benson logró penetrar el mercado de música pop ganando varios premios Grammy. Su grabación “This Masquerade”, fue el primer disco de jazz que se convirtió en platino. Entre otras características, desarrolló su propia técnica de octavas a partir de la Montgomery, pero añadiéndole una tercera nota. Además puede hacer excelentes frases vocales que duplican al unísono, las que ejecuta con la guitarra.

El gran impacto de la guitarra eléctrica distorsionada ó con efectos especiales dentro del rock psicodélico, dió lugar al movimiento de fusión jazz-rock. Durante el final de las décadas del 60 y la del 70, se destacan Szabo, Larry Coryell, Joe Beck, John Abercrombie, Lee Ritenour, Bruce Forman, Al Di Meola, Vic Juris, Rodney Jones y John McLaughlin. Este último logra también una interesante fusión con la música de la India. Di Meola es prodigioso tanto con la guitarra acústica como con la eléctrica. Más adelante aparecen en escena las figuras de Steve Khan, Pat Metheny y John Scofield. Pat Metheny logra realizar también su propia fusión pero con un sonido eléctrico limpio, añadiendo elementos folklóricos y partiendo del estilo de Jim Hall.

En la década del 70 hicieron su aparición la afro-norteamericana Monnette Sudler y la judeo-norteamericana Emily Remler. Esta última tiene una gran influencia de Montgomery y de Ellis pero sin ser un clon de estos. También incorpora técnicas de la música folklórica y desarrolla su propia personalidad musical.

Emily Remler interpreta “Tenor Madness”

httpv://www.youtube.com/watch?v=wJYqqA1U0mc

La guitarrista judeo-norteamericana Emily Remler fue uno de los talentos más renombrados de la década del 1980. Surge también el revolucionario talento del afro-norteamericano Stanley Jordan. Este posee una impresionante técnica que consiste en golpear o tocar las cuerdas como si se tratase de un piano, en lugar de rasgarlas. Esto le permite tocar líneas independientes de bajo, melodía y acordes y hasta tocar 2 guitarras al mismo tiempo. Otros talentos que hacen su aparición durante esta década lo son Mike Stern, Henry Johnson y Peter Bernstein.

El virtuoso Joe Pass se destaca como el mejor guitarrista tradicional de las décadas del 70, 80 y 90, al punto de ser apodado como “el virtuoso”. También continuarán destacándose Herb Ellis, Barney Kessel, Kenny Burrell y Cal Collins. Otros talentos de similar calibre lo son Jack Wilkins, y el escosés Martin Taylor. La guitarra de siete cuerdas está excelentemente representada por Lenny Breau, Ron Eschete, John Pizarelli y Howard Alden.

Joe Pass interpretando “Joe’s Blues”

httpv://www.youtube.com/watch?v=DQfjm1m9MEI&feature=related

En la década del 1990 aparece el talento de Charlie Hunter con la guitarra de 8 cuerdas, la cual hace sonar como un órgano eléctrico. También se destacan Mak Whitfield, Jimmy Bruno, Kurt Rosenwinkel, Dave Stryker, el israelita Roni Ben-Hur y el sacerdote católico John Moulder. Todos ellos continuarán creando música de alta calidad durante las décadas del 2000 y 2010. A estos se continuan agregando nuevas cosechas de talento fresco como Julian Lage y Lage Lund entre otros.

Lage Lund interpreta “Darn That Dream”

httpv://www.youtube.com/watch?v=cZmoqV9CxFg&feature=related

Entre los guitarristas latinoamericanos hay que mencionar a los brasileños Baden Powell, Irio De Paula y Helio Delmiro. No debemos omitir mencionar las figuras del cubano Rene Luis Toledo, el argentino-brasileño Victor Biglione y al peruano Richie Zellon. También en la década del 1990 se destaca el argentino Luis Salinas.

La isla de Antigua produjo un impresionante guitarrrista en la persona de Roland Prince. Este domina tanto los rítmos afro-caribeños así como el bebop. Llegó a tocar junto a figuras tan destacadas como Elvin Jones, Clark Terry y Frank Foster. Tampoco podemos omitir mencionar el talento del jamaiquino Ernest Ranglin.

Entre los europeos habría que mencionar a los gitanos franceses Christian Escoude, Raphael Fays y Bireli Lagrene, el belga Rene Thomas y al anglo-belga Philip Catherine. Todos ellos han sido influenciados por la escuela de Reinhardt. Catherine pertenece también al movimiento de jazz-rock, especialmente en sus inicios.

España cuenta también con excelentes representantes como José Luis Gámez, Tito Alcedo y Joaquín Chacón.

Japón esta muy bien representado por figuras como Yoshiaki Masuo, Jiro Yoshida y Akio Sasajima.

Entre los excelentes guitarristas que no han logrado todo el reconocimiento que merecen a pesar de los logros alcanzados, podríamos mencionar al afro-canadiense Sonny Greenwhich, el inglés Terry Smith, Al Gafa, Remo Palmieri, Rick Zuñigar, Doug Raney, Jimmy Ponder y Melvin Sparks entre otros.

Puerto Rico también ha contado con excelentes guitarristas de jazz o cercanos al jazz, tales como el versátil Máximo Torres, Iván Maraver, Miguelito Alcaide, Edgardo Miranda, Tommy Acevedo, Jorge Laboy, Kiko Meléndez, Moncho Ríos, Fernando Matina, Luis Raúl Romero, Tatito Torres, Bernie Williams, Roy Guzmán, Jimmy Velázquez y Mike Arroyo. La mayor parte de ellos identifican a Máximo Torres como el patriarca de la guitarra de jazz en Puerto Rico.

“Desahogo” por Roy Guzmán

httpv://www.youtube.com/watch?v=d-oUnW8buHw

    Translate to:

© 2014 Radio Universidad de Puerto Rico. Potenciado por Wordpress.

WooThemes - Premium Wordpress Themes